lunes, 22 de septiembre de 2008

Sudar en exceso es una enfermedad


En este clima de tanto calor, el sudar suele ser algo normal. Sin embargo, cuando el sudor es excesivo -literalmente- , aún estando en actividad pasiva, es prudente averiguar qué está pasando. Es posible que se esté padeciendo de hiperhidrosis, una afección, no sólo de preocupación médica, sino también social.
¿Qué es la hiperhidrosis o sudoración excesiva? Es una enfermedad que afecta a un volumen importante de la población. Generalmente su causa es desconocida y existe una tendencia familiar en hasta de un 50 % de los pacientes.
Según explica José Ramón Domínguez Cabral, cirujano del Hospiten Santo Domingo y del Centro Médico Real, la sudoración excesiva afecta zonas del cuerpo como son manos, axilas, pies y cara. Se considera que una persona tiene hiperhidrosis cuando está en reposo, y sin encontrarse en situaciones de estrés, y de manera permanente existe humedad persistente en las áreas antes mencionadas.
Tratamientos
El doctor Domínguez afirma que el tratamiento no es igual para todos los pacientes, pues si bien existen varias formas de tratar la enfermedad, algunos son poco efectivos.
El cirujano cita como ejemplo la inyección intradérmica de toxina botulínica, la cual sólo tiene un efecto temporal, pues en el mejor de los casos dura seis meses y su utilidad en las manos es discutible. Asegura que en las manos tiene una efectividad mucho menor que en las axilas y su tiempo de duración es aún mucho más corto, doloroso y costoso.
"Pero esto ya no debe ser un problema". Domínguez Cabral dice que, "las opciones quirúrgicas se limitan a dos procedimientos: La liposucción o resección subcutánea de las glándulas sudoríparas y la simpatectomía toracoscópica".
El galeno objeta que la primera sólo es aplicable a los pacientes que tienen hiperhidrosis axilar pura, pues en los pacientes con hiperhidrosis palmar (manos), no es aplicable, pues comprometería la funcionalidad de la mano. Este procedimiento tiene una efectividad variable entre un 50 y 70% y entre sus ventajas se destaca que su bajo riesgo, limitado a una zona pequeña del organismo y sin síntomas secundarios.
"Los pacientes con hiperhidrosis palmar y axilar la mejor opción es la simpatectomía por toracoscopía, considerado como un acto quirúrgico formal que requiere anestesia general, aunque en la mayoría de los casos se realiza de forma ambulatoria", explica.
"Esta cirugía consiste en la extirpación del nervio simpático torácico, con el fin de eliminar el estímulo de producción de sudor por parte de las glándulas sudoríparas, resultando al final muy estético. El nervio simpático se corta a nivel del ganglio T3 para eliminar el sudor de las manos, y hasta el ganglio T4 para quitar también el sudor de las axilas. En caso de que exista hiperhidrosis facial es necesario incluir el ganglio T2".
Problema personal
Esta enfermedad generalmente representa un problema social y laboral para las personas que la padecen, pues interfiere con las relaciones interpersonales de manera importante. Desde el punto de vista deportivo, impone serias limitaciones para la práctica de deportes como tenis y golf, ya que en estas disciplinas el exceso de producción de sudor de las manos puede afectar el desempeño con los elementos deportivos.
En los adolescentes, el problema es más serio, pues se crea desde muy temprano una sensación de inseguridad en sus relaciones interpersonales.
La hiperhidrosis dificulta el proceso de socialización, y la mayor parte de las veces lo que los pacientes comentan es una terrible frustración para entablar una relación de noviazgo en esta etapa importante de sus vidas.